Daniel Melingo presenta «Linyera», su último álbum

ND Teatro, Paraguay 918, Ciudad de Buenos Aires. Sábado 2 de agosto, 21:00 hs.

Considerado uno de los músicos más importantes del rock nacional argentino, incursionando también en el tango y la milonga profesionalmente desde 1996 y proyectando exitosamente una carrera en Europa, el multiinstrumentista Daniel Melingo, llega con nuevo álbum, alineado en 12 nuevas canciones, registros donde conviven personalidades como Skay Beilinson y Jaime Torres, entre otras. Recientemente editado en Argentina bajo el sello Popart Music, «Linyera», será presentado en ND Teatro.

Melingo trasciende en Europa y anuncia la segunda etapa de conciertos de su gira 2014, bajo el «Orquesta Linyera European Tour 2014- 2015». Antes se presentará en Argentina con su más reciente trabajo discográfico «Linyera».

2014

Jueves 7 de agosto – Festival Percuotere La Mente, Rimini (Italia)
Sábado 9 de agosto – Au Gres du Jazz, La Petite Pierre (Francia)
Viernes 15 de agosto – Woodwing Festival Internacional Munster (Alemania)
Sábado 16 de agosto – Judenburg Sommer, Judenburg (Australia)
Viernes 10 de octubre – Les Internationales de la Guitare, Lunel (Francia)
Sábado 11 de octubre – Festival Jazzebre, Perpignan (Francia)
Domingo 12 de octubre –  Festival d’lle de France (with special guest), Le Trianon, París (Francia)
Lunes 13 de octubre – Konzerhaus, Vienne (Austria)
Jueves 16 de octubre – London (Reino Unido)
Viernes 17 de octubre – Lausanne (Suiza)
Sábado 18 de octubre – Le Moonds, Zurich (Suiza)
Domingo 19 de octubre – Be Flat, Bern (Suiza)
Jueves 23 de octubre – Le Rocher de Palmer, Cenon (Francia)
Viernes 31 de octubre – Louvin (Bélgica)
Sábado 1º de noviembre – Oslo World Music Festival (Noruega)
Jueves 6 de noviembre – La Source, Fontaine (Francia)

2015

21 de mayo – Salle Nougara, Toulouse (Francia)
28 de mayo – L’Arsenal, Metz (Francia)

El ajuste nunca cambia: «un mundo de proxenetas que dan brillo a sus zapatos con las cortinas de las habitaciones de hotel», como dijo André Gide. Un suburbio pobre,donde los hombres juegan ‘truco’,rodeados de bailarines de milonga… Una historia del ocaso de socios del crimen, con recuerdos vacilantes de las mujeres y de las madres olvidadas al otro lado del Atlántico. La historia del «Linyera» (vamos a llamarlo el ‘vagabundo’) recorre todo el trabajo de la historia de Melingo hasta su presente en 2014, revelando en múltiples capas minúsculas, sonidos subliminales,que los oídos captan y llevan de forma gradual, a una zona de sueño donde el tiempo es suspendido, y donde los hombres ya no saben si están soñando, durmiendo o muertos…

Melingo, que es visto como el equivalente argentino de Paolo Conte o Tom Waits, un porteño hasta la médula (alguien de Buenos Aires, pero más concretamente de la zona del «puerto»), da cuerpo a este personaje de «tipo duro» que va lentamente despertando como un pájaro caído del nido. Desde «La canción del Linyera» a «Juan Salvo» (la progresión desde los tracks 1 al 12 ,es totalmente coherente),vagamos a través de una tierra en barbecho instrumental, con momentos de ‘rubato’, momentos literalmente robados de la partitura con menos remordimiento que nunca.

Tangentes que adoptan la forma de una «Candonga» (11), medio milonga, medio candombe afro-uruguayo. A partir de «este soundtrack» (Linyera) surgen sucesivamente tangos, música de blues, riffs estilo Frank Zappa y sonidos sub-caribeños que se filtran como por detrás de una cortina. Hasta una bossanova que dirige su camino a través de un poema de Federico García Lorca «Después de Pasar» (7).

El don de la ubicuidad. Melingo en sí mismo es como su biografía, el hombre está en un viaje a través de un mundo de espejos y duplicados de Borges. ¿Quién sabe si el alquimista que salió del legendario estudios ION en Buenos Aires, después de seis meses de experimentos sonoros con sus brillantes colegas músicos, es el mismo hombre que sale al escenario con su sombrero de Panamá y dice que nació «Un buen día de 1957» en el hospital de Parque Patricios?

¿Quién sabe si el clarinetista que siente jazz corriendo por sus venas y que se embebe en Duke Ellington y Charles Mingus, es también el delivery-man con el chaleco desvanecido? (uno de los papeles que interpretó en una película uruguaya «Una Noche sin Luna»ópera prima de Germán Tejeira). O si el músico de múltiples talentos del grupo de rock «Los Abuelos de la Nada» …es el mismo hombre que, en 1978 – justo en el medio de la dictadura militar Argentina – toco en el Estado de Minas Gerais en Brasil junto a Milton Nascimento?

En su legajo, el cantante y actor, músico y compositor, tiene no menos de diecisiete expedientes a su nombre y ha sumado al mismo, partidas con su compatriota «Charly Garcia» y grupos como «Los Twist» de 1982. Melingo ha sobrevivido a su propia leyenda y las numerosas capas de su vida, han sido maltratadas, tanto, como sus personajes.

Los textos se muestran salpicados de fragmentos entre música de tango y lunfardo;ese anillo con asociaciones neo-surrealistas en el que él vive.

Evaristo Carriego, un poeta de Palermo y amigo de Borges, participa con trazos románticos impresionistas, cuando evoca a una familia que despide a una joven mujer, dispuesta a crear su propia «otra» vida en » Que será de ti  (3).

La poesía del magnífico Luis Alposta, interpretada por las voces de Rosita Quiroga, Edmundo Rivero y El Tata Cedrón, incorpora una oda minimalista a la pérdida de la memoria, en «La Maceta» (4) ; compuesta de «ausencias y olvidos» dejando nada más que una imagen borrosa detrás de una maceta indistinta, en la cabeza de un anciano que se ha olvidado de todo,por causa de ese mal con nombre alemán…

Otro destacado es el homenaje al cantante, compositor y guitarrista Daniel Reguera, escrito por el poeta con el nombre del jefe de los indios Quechua, «Atahualpa Yupanqui» incluyendo a Jaime Torres en el charango y Skay Belinson en la guitarra eléctrica, sin duda, dejará su huella en la historia (9).

Daniel, ¿cuál es tu pieza favorita?
– Es una pequeña historia familiar, «Agüita de Javel» (10)

La voz de un niño a punto de romperse. Una melodía que trae a la mente al «Duke». Algo que parece como si no pasara nada. Nadie es realmente coherente cuando se tiene diecisiete años. «Volver a los 17» (8).

Prensa: Vicky Zapata – Ernesto Chalita