Laberinto, nuevo CD de La Trampa

Esta banda acaba de lanzar su nuevo trabajo, sexto de su discografía oficial. “Laberinto” es un disco muy particular en el que aparece una gama variada de ritmos que van desde las bases de la música folklórica uruguaya y argentina, como la zamba, la décima o la chacarera, hasta productos más lejanos, como la música armenia e incluso elementos tomados del Blues o del jazz, influencias quizás no tan notorias en los materiales anteriores del grupo.

Tdo esto acompañado en la intención de los textos: “Es un disco que no quiso cargar con la genética de los anteriores. “No queríamos que fuera una continuación, aunque suene a nosotros por los recursos que manejamos. Intentamos no repetir modelos, buscar por otros lados en las letras y no recurrir siempre a los mismos gatillos. Es un disco que tiene menos energía puesta en la cáscara y busca otros planos”, concluye Garo.

Integran la Trampa Alejandro Spuntone (Voz), Álvaro Pintos (Batería), Carlos Ráfols (Bajo) y Garo Arakelian (Guitarra y coros).

“Laberinto” está integrado por las siguientes canciones:

1. Puente de Estrellas, 2. Las Décimas, 3. El Poeta Dice la Verdad, 4. Ronda de Lenguas, 5. Canciones al Viento, 6. Gajo de Luz, 7. Sin Piel, 8. Araucaria, 9. Pensares, 10. Alta Mar, 11. Los Ojos de Mariam y 12. Vagos Recuerdos.

Todos los temas (letra y música) pertenecen a Garo Arakelian, excepto texto de “El Poeta Dice la Verdad”, de Federico García Lorca (Sonetos del amor oscuro).

Producción artística: Fernando Cabrera. Producción Ejecutiva: Beto García para Koala Records. Grabado por Federico Langwagen en estudio Arizona (Canelones-Uruguay) entre el 19 de setiembre y el 8 de octubre de 2005. Mezclado por Claudio Romandini y Fernando Cabrera en estudios Panda (Buenos Aires-Argentina ) entre el 10 y el 15 de octubre de 2005. Masterizado por Claudio Romandini en estudios Panda (Buenos Aires-Argentina) el 16 de octubre de 2005.

Biografía

La Trampa es una de las principales bandas del rock uruguayo de los últimos tiempos. Este no fue un proceso que se dió de la noche a la mañana: es el resultado de largos años de mucho trabajo.

Para tal propósito fueron fundamentales las conversaciones entre Garo Arakelián y Sergio Schellemberg en las horas puente de la Facultad de Arquitectura, durante el invierno de 1990.

Inicialmente, la banda estaba totalmente integrada por estudiantes de aquella institución. Además de Garo, encargado de la guitarra y Sergio de los teclados, estaban Martín Rosas en voz, Nicolás Rodríguez en batería y Gabriel Francia, quien se ocupaba del bajo. Algunos de ellos ya se conocían de antes: Garo, Nicolás y Gabriel, habían cursado juntos el último año de liceo en 1985.

la Trampa realizó su primera actuación el 3 de mayo de 1991 en el teatro El Tinglado junto a Cadáveres Ilustres.

En agosto de 1991, grabaron un demo. El mismo incluía cuatro canciones: “Arma de doble filo” (una versión roquera del tema del compositor Gastón Ciarlo, “Dino”), “Vals” (que incluirían en su segundo disco), “Besos y silencios”, (que luego formaría parte del ‘Toca y obliga’) y “Madre de flores” (una canción que nunca llegó a ser editada). Al poco tiempo, Nicolás Rodríguez abandonó la banda, ingresando en su lugar el “Chino”, Daniel González, quien se hizo cargo, en los años siguientes, de la batería de La Trampa.

En 1992 la banda se comenzó a vincular con el cantautor uruguayo Eduardo Darnauchans. Este acercamiento confluyó en una presentación de ambos en la Sala Verdi de Montevideo, aunque no fue la única vez que La Trampa actuó con el “Darno”.

El año 1993 trajo nuevos cambios en la integración. Martín Rosas dejó el grupo e ingresó en su lugar Alejandro Spuntone, actual cantante de La Trampa. A los pocos ensayos de Alejandro, Gabriel Francia anunció que se iba. Era necesario conseguir un sustituto. Fue así que Sergio Schellemberg se comunicó con Carlos Ráfols, ex bajista de ADN, para que ocupara el puesto vacante.

La nueva formación de La Trampa realizó su primera presentación en el interior de la Facultad de Arquitectura, el viernes 14 de mayo de 1993, junto a El Cuarteto de Nos.

En mayo del ’94, luego de tres años de conciertos y trabajo grupal, la banda registró su primera producción discográfica: ‘Toca y obliga’. El disco fue editado en enero de 1995, a través del sello Orfeo.

En diciembre del 96 empezarían a grabar ‘Calaveras’, su segundo disco. Etapa en la que se integra su último y definitivo integrante: Álvaro Pintos, baterista de El Cuarteto de Nos y el primero que tuvo La Tabaré Riverock Banda.

En octubre del ’97 el grupo editó ‘Calaveras’ , disco que agotó su primera edición en tan sólo un mes. La presentación del mismo se realizó el 18 de octubre en La Factoría, el lugar cerrado más importante de Montevideo hasta hace no mucho tiempo. La sala colmada de público confirmó la creciente convocatoria que la banda seguía obteniendo.

En 1999 se dedicaron a la composición y grabación de su tercer disco: ‘Resurrección’. El mismo fue registrado en los estudios “DEl Abasto al pasto” de Buenos Aires. En ‘Resurrección’, La Trampa, toma un sonido más fuerte, abocándose a tramas vinculadas al ser Humano y a este mundo en el cual le tocó vivir.

El 2000 fue muy movido en cuanto a toques: La Trampa se presentó durante todo el año en diversos puntos del país y participó dos festivales en el Teatro de Verano: uno en marzo junto a No te va Gustar, Sórdromo y La Renga, y en el Octubre Rock, con Amables Donantes, Porreta y Attaque 77.

En agosto de 2001 uno de los fundadores de La Trampa, Sergio Schellemberg, (justo un año antes de la salida del nuevo disco), abandona la banda. Con una nueva estrategia de trabajo, La Trampa empezó a preparar nuevo material para su siguiente disco: ‘Caida libre’, editado en el 2002.

En este nuevo trabajo, La Trampa presentó once canciones de autoría propia y una versión del tema Muere con la sonrisa , de Eduardo Nieves (integrante del legendario grupo de canto popular de los ochenta, Pareceres).

‘Caida libre’ muestra a una banda mucho más compacta. Este buen momento se ve potenciado, además, por la creciente aceptación.

Otro gran desafío que se prOpuso realizar la banda fue grabar un disco en vivo. Para ello realizaron dos espectáculos, a sala llena, en el teatro de Talleres Don Bosco, los días 12 y 13 de setiembre de 2003. En aquellas ocasiones contaron con dos invitados especiales: Mónica Navarro (vocalista de La Tabaré) que los acompañó en “El oro y la maldad” y Alejandro Ferradás (solista y guitarrista de Eduardo Darnauchans) que participó en las versiones acústicas de “Por verte feliz” y “Dulces tomentos”. Además presentaron dos canciones que, hasta ese momento, no formaban parte del repertorio tramposo: “De nosotros dos” de Eduardo Mateo y “De despedida” del “Darno”. De los 26 temas interpretados, 18 fueron los que entraron en el disco que llevó el mismo nombre del espectáculo: ‘Frente a frente’ .

2005 fue, -sin lugar a dudas-, el año más movido (y uno de los más “movilizantes”) de La Trampa en lo que va de su historia. Iniciaron el año con una agenda muy nutrida de toques en varios puntos de Uruguay, entre otros, Río Negro, Salto, Canelones, Maldonado, Paysandú, Treinta y tres y Colonia.

Y no sólo toques trajo el 2005: el número de ventas de ‘Frente a frente’ alcanzó el disco de oro; el primero que consigue la banda en su trayectoria, ademas de llenar tres Teatros Plazas (mérito hasta ahora nunca alcanzado por un artista nacional de género rock.)

Posteriormente la Trampa realizó un pequeño receso de algo más de dos meses (en cuanto a recitales se refiere) para dedicarse de lleno a uno de sus proyectos más esperados: el sexto disco del grupo (el quinto grabado en estudio).

Luego de grabado el material, la banda regresó a la órbita de los recitales, haciendo su primera aparición en la tercera edición del Pilsen Rock (nuevamente en el Parque de la Hispanidad de Durazno). En esta oportunidad ya no le tocó abrir el festival –que en esta ocasión congregó a más de 150.000 personas– sino que fue, junto con No te va Gustar, una de las bandas encargadas de cerrar el espectáculo de mayor convocatoria del rock uruguayo.

Unas semanas después volvieron a otro recinto multitudinario. En la Fiesta de la X, esta vez realizada el 29 en el Parque Batlle, participaron de un Evento que contó con más de 100.000 personas que coparon la zona. Hoy la banda está abocada a la promoción y presentación de ‘Laberinto’, su nuevo trabajo lanzado en Argentina.






Código de seguridad *
captcha